Ahora le ofrecemos algunos consejos técnicos para tratar de manera óptima los problemas recurrentes relacionados con el ruido procedente del exterior.

Como en el caso en que queríamos reducir el ruido que emitimos hacía el exterior, es la combinación correcta entre ellas de las diferentes soluciones indicadas a continuación, aumentando ligeramente los espesores recomendados, que producirá el efecto deseado.

No nos embarcaremos en una conferencia sobre la insonorización en el sector de la construcción, pero queremos recordar a los aficionados al bricolaje algunos consejos prácticos que son fáciles de implementar. Para preguntas más complejas, le aconsejamos que contacte con un profesional, como los especialistas en acústica mencionados anteriormente, o con una empresa especializada en el sector.

Las tipologías de ruido doméstico (excluyendo aquellos que producimos nosotros mismos) son principalmente cuatro:

  • Ruido proveniente del exterior del edificio (carpintería exterior)
  • Ruido de los pisos superiores o inferiores del edificio, segmentado, a su vez, entre el ruido de impacto y el ruido por vía aérea
  • Ruido de otras viviendas en la misma planta
  • Ruido de las instalaciones (descarga de inodoros, ascensores, autoclaves), que requieren intervenciones especializadas que tengan en cuenta la fuente del ruido y que no serán tratadas aquí.

Con respecto al ruido procedente del exterior del edificio, se trata esencialmente del problema de la carpintería exterior, el cierre de puertas y ventanas que son, acústicamente hablando, la parte más permeable de las paredes.

Por lo tanto, se recomienda en primer lugar considerar la sustitución de la carpintería original por otra más reciente, que tenga propiedades acústicas.

Sin embargo, notamos que obtenemos una mejora notable solo en los casos de sustitución de carpintería muy antigua por otros de nueva generación (con más batientes, con doble acristalamiento), mientras que para aquellos instalados más recientemente (desde los años 1980), el riesgo es grande de no ver una mejora significativa en la situación (tal vez ganando 2 o 3 decibelios), para un coste de operación a veces muy alto.

Para guiarle en su elección, le aconsejamos que verifique bien los datos en la ficha técnica sobre el índice de aislamiento acústico, en particular el índice Rw.

Deben tenerse en cuenta las siguientes consideraciones:

Un cierre con buenas propiedades acústicas obtiene un índice Rw cercano a 35 dB, no confíe en valores superiores a 40 dB, que no son realistas para los cierres normalmente utilizados en la construcción.

Antes de intervenir en la carpintería, le recomendamos que estudie cuidadosamente la parte del ruido que proviene de las cajas de persianas, porque a menudo solo hay un panel de madera que nos separa del exterior. También inspeccione la parte de la pared detrás de los radiadores, que a veces es extremadamente delgada.

En este caso en concreto, le aconsejamos que intervenga, por ejemplo, utilizando placas de yeso con una masa consistente, o incluso mejor con placas de silicato de calcio, evitando al contrario los colchones de espuma pequeños o materiales ligeros que producen escasos resultados.

Consideremos ahora el caso del ruido proveniente de los pisos superiores o inferiores del edificio donde vivimos, que constituye la parte más compleja del aislamiento acústico en la construcción.

El caso típico es el ruido de impacto o choque procedente del piso superior. Este tipo de ruido y su transmisión están directamente relacionados con la estructura del edificio ya que el choque (ruido de pasos, caída de objetos, portazos, etc.) genera vibraciones que se transmiten por la estructura misma del edificio.

En este sentido, afirmamos firmemente que cualquier intervención solo tendrá un carácter paliativo, a menos que se pueda intervenir directamente en el suelo del piso superior, o bien haciendo una caja acústica para tener una habitación completamente insonorizada, pero se trata entonces de casos extremos.

De hecho, el ruido de impacto en el piso superior se transmite ligeramente por vía aérea, mientras viaja muy rápido por vía sólida, a través de la vibración del material sólido de la estructura del edificio. Estos ruidos sólidos provenientes de un impacto en el suelo del piso superior se propagan en nuestra habitación no solo por el suelo, sino también a través de los muros y paredes.

Por lo tanto, se comprende mejor por qué la instalación de un falso techo acústico no proporcionaría una solución suficiente.

Por el contrario, en el caso del ruido por vía aérea desde el piso superior (un televisor con volumen alto, por ejemplo), un falso techo laminado de buena calidad (al menos 12-15 cm de espesor) con cartón yeso, lana mineral y vaina bituminosa, puede dar excelentes resultados.

Con respecto a los suelos, la pregunta es más compleja.

Generalmente hay dos tipos de intervención, una requiere la eliminación y el reemplazo de la solera y del suelo existentes, la otra requiere un suelo flotante nuevo sobre el piso actual.

En el primer caso, obtenemos excelentes resultados, por ejemplo, con un piso de madera colocado en una subcapa de arena. Existen otras soluciones que reemplazan las capas originales por una estructura ligera basada en soportes en esponja, goma o fieltro, útil para limitar el ruido que emitimos al piso inferior, pero que reducen la masa en general en el suelo, lo cual a veces puede aumentar el problema del ruido entrante.

Si desea instalar un nuevo parquet sobre el piso existente, la solución recomendada es crear una estructura portante con tablillas de madera colocadas sobre tiras de goma, sobre la cual se colocará un panel hecho de un material de tipo Medium Density (MD), que luego soportará el nuevo piso flotante. Opcionalmente puede cubrir el panel en MD con una última capa de esponja, para evitar chirridos. El espacio entre los listones de soporte debe sellarse con paneles de lana mineral para evitar cualquier resonancia.

En el caso de parquet flotante añadido en el piso original, recuerde que esto puede cambiar la altura del techo, la dirección de apertura de las puertas o la altura de los radiadores. Tenga cuidado al trabajar en pisos o techos para no reducir demasiado la altura en las salas tratadas y cumplir con los estándares de altura reglamentaria.

Finalmente, con respecto al aislamiento acústico del ruido procedente de otras viviendas en la misma planta, es aconsejable evaluar la instalación en las paredes de paneles de yeso laminados similares a los que mencionamos para los falsos techos, mientras que otros materiales, presentados como de alta tecnología y a menudo a un alto costo, producen resultados bastante similares.